hit counter script .comment-link {margin-left:.6em;}

13 abril 2011

El Origen de las Ideas (1ra parte).

 


La aplicación de los modelos evolutivos en las ciencias sociales comenzó el día después que Charles Darwin publicara "El Origen de las Especies" en 1859. Ya Karl Marx había mencionado la obra de Darwin en el primer volumen de "El Capital" (1864), cuando comentaba sorprendido la existencia de más de 500 modelos de martillos en los talleres industriales de Birminghan. En las últimas décadas autores como George Basalla, Kevin Kelly o Brian Arthur siguieron explorando ese territorio. Ahora le llegó el turno a Steven Johnson.

En su último libro -Where Good Ideas Come From: The Natural History of Innovation (2010)- Johnson nos lleva al mundo de la innovación, un universo poblado por inventores y creadores de todo tipo. Inspirado desde la primera página por los modelos biológico-evolutivos, Johnson se propone el ambicioso objetivo de explicar cómo y por qué surgieron las grandes innovaciones que cambiaron el mundo. Compartiendo muchos argumentos con el reciente libro de Kevin Kelly ("What Technology Wants"), Johnson no construye un amplio fresco a 360º como Kelly sino que prefiere centrarse en el tema de la emergencia de nuevas ideas.

Si repasamos la historia de la humanidad veremos que la innovación se incrementa a medida que los seres humanos fueron construyendo redes sociales más densas. La innovación en una tribu es menor que la que se produce en una gran ciudad. Más grande es la red de relaciones, más rápida es la aparición de nuevas ideas. Desde la perspectiva de Johnson "la ciudad y la Web han sido motores de innovación" (p. 16). Ambos entornos tienen características similares a los arrecifes de coral, un espacio donde Darwin había detectado una explosión de especies que superaba a la de otros ambientes naturales.

Johnson sostiene que la innovación no viene tanto de la competencia entre actores -como reductivamente sostiene la Biblia del liberalismo- sino de otros dos factores: apertura y conectividad. Según Johnson:

"Las buenas ideas (...) quieren conectarse, fusionarse, recombinarse. Las buenas ideas quieren reinventarse a sí mismas cruzando los límites conceptuales. Quieren completarse entre sí de la misma manera que quieren competir." (p. 22)

Johnson identifica siete "patterns" que favorecerían el desarrollo de nuevas ideas. A cada uno de ellos le dedica un capítulo:

- Lo "adjunto possible" ("adjacent possible"): este concepto de S. Kauffman le sirve a Johnson para sostener que las ideas nacen a partir de su cercanía e interconexión. Las ideas siempre nacen a partir del bricolage de otras ideas; explorar los límites de cada idea sirve para ampliar esos límites y construir nuevas ideas. Obviamente "la Web ha explorado lo 'adjunto posible' de su medio mucho más rápido que cualquier otra tecnología en la historia de la comunicación" (p. 34); eso ha llevado a la actual explosión de nuevos medios y experiencias de comunicación online.
A veces puede pasar que una tecnología -o sea, una idea- no encuentren su mejor ecosistema para desarrollarse. Los mejores ambientes para cultivar nuevas ideas son los abiertos, los que permiten explorar libremente lo "adjunto posible".

- Redes líquidas ("liquid networks"): según Johnson "a new idea is a network of cells exploring the adjacent possible of connections that they can make in your mind" (p. 46). Ubicadas en la frontera entre el orden y el caos, las redes líquidas de ideas/personas favorecen la aparición de nuevas ideas. Una vez más Johnson confirma la importancia de las ciudades -por ejemplo los núcleos urbanos italianos en el Renacimiento- en la historia de la innovación, un entorno que se presenta como una red líquida de "alta densidad" (p. 53). Pero atención: Johnson no habla de la "sabiduría de las multitudes" sino de la "sabiduría de alguien en la multitud. No es que la red es inteligente en sí misma: son los individuos que se vuelven más inteligentes al estar conectados a la red" (p. 58). 
En las redes líquidas los sujetos mantienen "conversaciones": es en estos intercambios donde surgen las buenas ideas. Johnson considera que la arquitectura de los edificios es un elemento fundamental para fomentar las conversaciones: la división de los sujetos en pequeños boxes o el aislamiento de los grupos dedicados al I+D solo sirve para limitar los intercambios y dificultar las conversaciones. El modelo abierto de las oficinas de Google marca un camino (ver fotos del Gooplex).

- Intuición lenta ("slow hunch"): la historia de la innovación demuestra que las mejores ideas nacen cuando se cruzan intuiciones que, hasta ese momento, no tenían ninguna relación entre sí. En este capítulo Johnson explica como el FBI tenía varios informes sobre posibles atentados antes de setiembre 2001, pero fueron descartados porque fueron considerados "corazonadas" de un par de agentes. Según Johnson las redes líquidas favorecen el cruce de intuiciones, muchas veces generadas en diferentes momentos. Por ejemplo Darwin leyó a Malthus en 1838, pero recién cruzó su modelo económico con el biológico en 1859.
En este capítulo Johnson también nos recuerda la necesidad de introducir momentos de libertad para favorecer estos crucres, y pone como ejemplo una vez más a Google: la empresa deja a sus empleados el 20% de su tiempo para que trabajen en proyectos personales. Muchas aplicaciones de Google -como Google News- nacieron precisamente en estos momentos.

Continuará...

 

 

Etiquetas: , , , , ,

0 Comments:

Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home